jueves, 9 de noviembre de 2017

2 años sin tabaco

                              12/09/2015
“Hasta aquí hemos llegado, eres el último.”

Esas palabras salieron de mi boca mientras daba mi última calada a un cigarro en la terraza de mi casa. Guau, DOS AÑOS.
Es una de las cosas de las que más orgullosa estoy J. No voy a decir que ha sido fácil, pues he tenido momentos en los que la cabeza me ha querido jugar malas pasadas, sobre todo cuando salía por la noche, sin irme más lejos, hace un par de fines de semana. Mi cabeza me decía: “venga rous, que estamos de fiesta, por uno no va a pasar nada” o “va venga solo una calada y ya esta”, en esos momentos me encantaría arrancarme la cabeza de verdad jajaja.
Supongo que lo que me ha hecho no caer en esa tentación ha sido pensar en el “después”. ¿Qué pasaría después de ese cigarro o esa calada? ¿Qué clase de excusa me pondría para poder justificar lo que acababa de hacer?. Ninguna.
Simplemente mi conciencia me mataría a trocitos. Tendría tal sentimiento de culpabilidad que posiblemente me tiraría llorando una semana entera…por no hablar que pasaría a sentirme como una perdedora, una señora mierda, y como no, volvería a pensar que soy incapaz de conseguir nada. Así que sí, no he vuelto a fumar por que el sentimiento de dejarlo sea mayor, o porque el pensamiento de que es malo para la salud es mayor que las ganas….no. No vuelvo a fumar por que sé que me sentiría taaan defraudada conmigo misma que no lo podría soportar. Y no sé si esto es bueno o no, pero es algo que me ayuda a no hacerlo, con lo cual ayuda a mi salud, con lo cual es bien J.
Supongo que muchas veces ser constantes con algo es difícil, yo soy el ser menos constante del mundo, y supongo también, que hasta que no le ves las orejas al lobo, no espabilas, quizá, mi lobo se acercó en el momento justo, o quizá ya tenía las ganas y la necesidad de cambiar. Sea como sea estoy contenta y muy orgullosa de mi misma, dejar de fumar no es tan fácil como parece y hay que tener muchas napias para superarlo.

Como experiencia os cuento esto para animaros y que veáis que no es imposible, que cada trabajo lleva su esfuerzo pero también trae su recompensa. Dejar de fumar ha ayudado a que tenga mayor capacidad pulmonar a la hora de nadar, me va a ayudar el día que me dé un brote en mis costillas y toda mi caja torácica se vea afectada, me está ayudando a saborear mejor los alimentos y porque no decirlo, económicamente también. Todos sabemos lo malo que es fumar en general, cáncer de pulmón, problemas renales…pero si ya de por sí como yo, venimos tocados de fábrica (por ponerle un toque de humor) creo que deberías de plantearte muy seriamente dejarlo de una vez.
No te voy a soltar la parrafada de que fumar es malo,que hay animarse a dejarlo, que es malo para la salud…etc etc etc. NO. Solo que el tabaco mata. 

Supongo que es más que suficiente.


Vamos a por los 3 ;)

Tabaco caca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario