domingo, 14 de enero de 2018

Con el pie izquierdo.

Un año. Eso es lo que le he dado a mi pie para que se recupere del todo. Total, cuando tuve la recaída la otra vez eso fue lo que me duró.

Terminada la rehabilitación y con un mes de espera para comprobar los efectos de los aparatos, mi pie sigue mas o menos igual. He ganado movilidad en los metas y la inflamación por lo menos ha bajado considerablemente. Consigo ponerme otro tipo de calzado (aunque los planos siguen reinando en mi armario) y ya no tengo ese color morado/rojo/amarillo/parece que se me va a caer el pie a cachos.

Parece que poco a poco el brote va desapareciendo, pero deja rastro, y menudo rastro. Se me ha deformado un dedito (el segundo para ser mas exactos) y la movilidad es totalmente nula, tengo lo que se llama un dedo en garra.
Si, de esos feos feísimos que producen asquete cuando los miras, pues de esos, ¬¬ .
He seguido todos los pasos que me dijeron, ejercicios, rehabilitación, las plantillas…que por cierto, gracias Jose luis por que gracias a ellas he notado muchísima mejoría. Pero parece que nada es suficiente  para acabar con la inflamación y con el dolor. Sigo teniendo paciencia aunque es cierto que en ocasiones me desespere un poco por limitarme en ciertas cosas.

Tengo que ser optimista y pensar que hace tres meses atrás estaba muchísimo peor y apenas podía mover los dedetes. Va lento, y que lentitud, pero va hacia delante que es lo importante.

mis pinrreles

 Espero que paséis un buen fin de semana y que estos cambios de tiempo nos de un respiro ;)


No hay comentarios:

Publicar un comentario